mitos y verdades de las conservas

Pescados, mariscos, conservas y todo sobre el mar Pescados, mariscos, conservas y todo sobre el mar cantábrico y español

 

Puede que alguna vez hayas escuchado que las conservas no son del todo saludables, pero, ¿es eso verdad? Hoy vamos a indagar, por ejemplo, sobre la verdadera relación de las conservas y el colesterol. Te descubrimos algunos de los mitos de las conservas.

Comer conservas es malo

Una afirmación completamente falsa. El proceso de elaboración que llevamos a cabo en Ancomar es un procedimiento totalmente artesanal, donde las materias primas son el agua y la sal.

Con este proceso tradicional se garantiza que las propiedades del pescado permanezcan intactas. Todos los nutrientes (proteínas, vitaminas, omega 3…) se conservan a la perfección y hace que ese pescado sea igualmente seguro que el fresco.

Las conservas tienen colesterol

Otro de los mitos de las conservas es pensar que las conservas van aparejadas de abundante grasa por su método de conservación, sin embargo, esto no es del todo cierto. Las conservas que van acompañadas de aceite de oliva tienen más contenidos grasos pero se trata de grasas buenas.

Este tiene un alto contenido en omega 3, siendo beneficioso tanto para el buen estado de la conserva, como para el consumidor, ya que ayudará a controlar sus niveles de colesterol.

Si con tu dieta lo que pretendes es perder peso lo ideal es consumir conservas al natural. Es por ello que las conservas son un gran aliado para ayudarnos a mantener los niveles de colesterol.

Una de las grandes ventajas de las conservas es que nos permite ponernos creativos y acudir a ellas cuando no tengamos ganas de cocinar. Su versatilidad en la cocina hace que sean una gran alternativa para cualquier época del año.

El líquido hay que tirarlo

Mucha gente tira el líquido del interior del envase por su alto contenido en grasas. En realidad, se compone eminentemente de aceite de oliva o agua y sal, y su función es únicamente proteger al alimento y conservarlo. Diabetes Tipo 1

Este líquido tan solo ayuda a protegerlo pero lo que hace que perdure durante mucho tiempo es el proceso de esterilización al que se somete el envase, para el cual no se necesita ningún tipo de conservante artificial.

El líquido de cobertura completa las propiedades del producto y realza su sabor cuanto más pasa el tiempo.

Lo podemos utilizar como aliño para los propios platos que vamos a preparar, ya que es agua y sal, incluso para hacer caldos o guisos. Si decidimos no comerlo lo mejor será no tirarlo hasta que hayamos consumido el contenido por completo, pues evitará que el resto se seque y se estropee.

Todas las conservas del supermercado se pueden enlatar en casa

No es cierto. En teoría, cualquier cosa que se encuentre enlatada en el supermercado se puede conservar, pero la mayoría de alimentos requieren procesos muy específicos que no se pueden reproducir en casa.

En las conserveras se utiliza maquinaria especializada que garantiza la integridad y el buen estado del producto que se conserva. Sin embargo, en casa, no podemos asegurar lo mismo.

Los envases que se utilizan están diseñados específicamente para preservar el alimento de su interior. Una vez que, por ejemplo el tarro, se llena de alimento y se cierra, el aire de su interior quiere salir. A medida que el tarro se enfría el aire deja un vacío en el interior que provoca que la tapa atascada parezca succionada por el tarro.

mitos y verdades de las conservas

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

Top 20