Los percebes: características y tipos - Ancomar - Pescados y Conservas

Pescados, mariscos, conservas y todo sobre el mar Pescados, mariscos, conservas y todo sobre el mar cantábrico y español

 

15 septiembre 2020por Ancomar 0

Los percebes, cuyo nombre científico es Pollicipes, son animales invertebrados marinos, que habitan en casi todos los océanos del mundo. Del mismo modo, podemos encontrar alrededor de 1.220 especies diferentes de este animal. 

Este crustáceo, considerado un manjar exquisito en muchos lugares, es especialmente demandado en las zonas de España, Galicia, Portugal y Francia. Especialmente, el mejor momento para consumirlos frescos, comprende los meses de marzo, junio, septiembre y diciembre.

Características de los percebes

Aunque parezcan moluscos, lo cierto es que este animal es un crustáceo, que está emparentado con las gambas o las langostas. 

En cuanto a sus características físicas, su tamaño gira en torno a los 5 centímetros de largo, y los 2,5 de amplitud. Asimismo, este animal carece de ojos, y su oscura piel es muy resistente.  

En su parte superior, denominada uña, podemos encontrar una especie de protuberancia blanca con veinte placas calcáreas, que le ayudan protegerse ante las variaciones del nivel del mar, y a defenderse de los depredadores. 

Los mejores percebes, son los denominados percebes de sol. Estos, se caracterizan por tener un cuerpo grueso y proporcionado, que no es demasiado largo ni demasiado corto.  Por otro lado, los percebes de sombra, habitan en rocas en las profundidades del mar, cuentan con un cuerpo mucho más largo y son menos apreciados en el mercado

Tipos de percebes

A la hora de elegir el mejor percebe, aunque los más vistosos son aquellos que son alargados y finos; los mejor valorados son los delgados y gruesos, ya que cuentan con menos proporción de agua, y más carne. Podemos encontrar tres tipos de percebes; aunque lo más común es que compremos el percebe gallego o el marroquí. 

Percebes gallegos: 

Los percebes gallegos (Pollicipes pollicipes), son para muchos, el marisco más exquisito. Este percebe, podemos encontrarlo en los acantilados rocosos de Galicia, concretamente, en la Costa da Morte. Muchos percebeiros arriesgan su vida en estas rocas para poder obtenerlos, y llevar este producto tan preciado a la mesa de muchas personas. La gran dificultad para obtenerlos, unido a su exquisito sabor, convierte a este producto, en uno de los crustáceos mejor valorados.   notebook-laptop-batteries.com

Estos animales, se caracterizan por tener un cuerpo corto y grueso; y  una uña nacarada, mucho mayor que la del resto de especies. 

Por otro lado, en su comercialización, este animal suele venderse adherido a un pequeño trozo de la roca donde se encontraba. Los percebes foráneos, suelen habitar en tierras arenosas, por lo que es una clara forma de diferenciarlos del resto.

Percebe marroquí

Los percebes marroquíes (Mitella pollicipes), cuentan con un cuerpo más largo y estrecho que los gallegos. Asimismo, estos animales habitan en aguas cálidas, y su color es un poco más claro. Al habitar en aguas cálidas, su sabor es distinto al del percebe gallego.

Percebe canadiense

Los percebes canadienses (Pollicipes polymerus), cuentan con un cuerpo más grande y claro que el de los percebes marroquíes. 

En cuanto a sus características físicas, este animal cuenta con una uña más pequeña cerca de la uña superior, y un mayor número de placas en la uña.

Cómo se cocina el percebe

La mejor manera de apreciar cada matiz del sabor del percebe es cocinarlo con métodos tradicionales que implican una mínima manipulación. En las áreas pesqueras, a menudo se sirven percebes a la plancha o simplemente hervidos.

Para cocinar este demandado animal, lo primero que se debe hacer es limpiarlos bien en agua fría. A continuación, se cuecen en agua salada durante un minuto, para lo que se puede optar por usar agua de mar, o salar el agua. Posteriormente, se colocan en una bandeja, y se tapan con un paño limpio que esté mojado en agua caliente. Por último, se consumen templados.

Tras la cocción, los percebes se vuelven muy suaves. Se rompe con los dedos la uña blanca y se extrae la pulpa interna, compacta y anaranjada.

Una vez en la mesa, el marijade idóneo para el sabor a mar del percebe es un buen vaso de vino blanco, como el Colleita de Martis D.O. Rías Baixas.

Los percebes: características y tipos - Ancomar - Pescados y Conservas

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

Top 20