Qué tipos de ostras existen

Pescados, mariscos, conservas y todo sobre el mar Pescados, mariscos, conservas y todo sobre el mar cantábrico y español

 

15 junio 2021por Ancomar 0

Las ostras son un producto que ha estado desde siempre asentado en nuestra gastronomía. Antiguamente, la variante más plana (Ostrea edulis) poblaba las costas de Europa, pero una plaga a finales del siglo XIX acabó con su dominio.

Tras este incidente, se escogió a la Crassostrea gigas, procedente de Japón como la encargada de repoblar las costas atlánticas. Esta variante de ostra, más cóncava que la edulis, terminó por sustituirla y actualmente es la más consumida.

Dejando a un lado su especie, ¿sabías que cada ostra tiene una personalidad? Cada propiedad aporta a cada una matices de sabor diferentes, que son marcados por la procedencia, la edad o el sexo de la ostra. Te contamos algunas de sus personalidades:

Tipos de ostras

  • Clásica (Crassostrea gigas de Marennes Oléron): Se trata de una ostra clásica poco carnosa con sabor a mar que es recomendable no cocinar. Esta ostra ha superado un proceso de afinado y resaltan sus matices a yodo que nos conectan directamente con el océano Atlántico.
  • Carnosa (Crassostrea gigas de Marennes Oléron): Es una variante de ostra de la clásica. Después de tres años y medio en el mar son seleccionadas las más redondeadas y que desarrollan más carne. Son apartadas de las clásicas para que creen matices distintos, aún mantiene el sabor a mar pero con un componente dulce.
  • Colorista (Crassostrea gigas de Marennes Oléron): Alimentada con un alga de la familia de la Navícula, la carne de esta ostra se vuelve de un verde esmeralda muy vistoso. Su sabor es prácticamente igual a la clásica, pero permite hacerla más interesante gracias a su color.
  • Mediterránea (Crassostrea gigas del Delta del Ebro): Esta ostra es traída de Francia para que crezca en el Mediterráneo. Cuenta con un sabor fresco y vegetal y es supervisada diariamente, ya que el cambio entre aguas atlánticas y mediterráneas crea grandes diferencias de tamaño.
  • Británica (Crassostrea gigas de Irlanda del Norte): También llamada ostra Miurgen que significa “Nacida del mar”, es cultivada en aguas muy frías y menos saladas. Estos toques también son transmitidos al sabor dulce y textura más carnosa suave. La última fase de su crianza se realiza en la parte atlántica de Francia.
  • Ostentosa (Crassostrea gigas de Cancale): Una variante de ostra que fue creada recientemente, en 2004 como homenaje a los antiguos zares rusos. Su carne es más blanca que otras y su sabor intenso y salado. Se selecciona en Gran Bretaña cuando tiene un año y se lleva a Cancale (Francia).
  • Propia (Crassostrea gigas de Marennes Oléron): Cultivada en Normandía, el sabor de esta ostra es parecido al de la Británica, dulce y suave. Abandona las aguas templadas de esta región para ser afinada en Marennes, donde goza de una Denominación de Origen que permite a cada ostricultor adaptar su cría para lograr la calidad que desee.
  • Aristócrata (Crassostrea gigas de Marennes Oléron): Una de las mejores clases de ostra asociada a la calidad excepcional. Su sabor suele sorprender, pues recuerda a la avellana, es dulce y se mantiene en el paladar. Y pese a tener más cantidad de carne, su textura es crujiente y firme. El cultivo de estas ostras puede durar unos cinco años.
  • Minera (Ostrea Edulis de Cancale): Al tratarse de otra especie de ostra, su concha es más plana. Esto hace que no pueda mantener tanta agua como la otra y sea más difícil mantenerla viva. Su sabor es inconfundible, recuerda a la tierra y contiene toques sutilmente amargos.
  • Salvaje (Crassostrea gigas de Cancale): El elemento diferenciador de esta ostra es su edad, mientras el resto tiene unos 3 años, esta oscila entre los 10 y los 20. Esto hace que su tamaño sea increíblemente grande, pues más edad no afecta al sabor, incluso mejora la carnosidad, solo hace que su dimensión destaque frente a las otras.

Sabor de la ostra

Como hemos visto, cada elemento hace que el sabor de una ostra a otra pueda variar enormemente. La especie, el agua en la que vive, si es más fría o más templada y su concentración salina, y el clima, determinan buena parte de su gusto. El arroz en las celebraciones

El afinado, el momento en el que las ostras se llevan del mar a los claros para alimentarlas y cuidarlas en particular, también es una parte del proceso importante. Allí los ostricultores las limpian a menudo para que la suciedad no afecte después a su calidad.

Su textura también varía mucho según el sexo, y es que la ostra puede transformarse en macho o en hembra varias veces en poco tiempo. El motivo principal es la salinidad del agua.

Las ostras se pueden cocinar y disfrutar de mil maneras diferentes: calientes, frías, a la brasa, a la sartén, al horno, marinadas, en sopa, con alcohol… las combinaciones son infinitas y Ancomar te las lleva a la puerta de tu casa para que solo te tengas que preocupar de cómo disfrutarlas.

Qué tipos de ostras existen

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

Top 20