Cabracho
zoom_out_map
chevron_left chevron_right

Cabracho

Este pescado blanco de agua salada, habita en zonas con una profundidad de entre los 10 y los 500 metros. Durante el día permanecen en grietas rocosas, y por la noche salen en busca de comida. Su camuflaje es perfecto siendo difícil distinguirlos.

14.50€/KILO

8,70 € (impuestos inc.) 7,91 € (impuestos excl.)
Impuestos incluidos
Pago seguro 100%
Envío en 24 horas.

Es el pez escorpénido más conocido de su familia y, sin duda, el más importante desde el punto de vista económico y gastronómico. Es uno de los pescados más sabrosos de los que encontramos en el mar.

Es un mal nadador, ya que es incapaz de mantenerse entre dos aguas, a causa de no contar con vejiga natatoria. Una de sus características principales, como del resto de los escorpénidos, es la multitud de espinas venenosas que tiene distribuidas a lo largo de su cabeza y aletas.

El cabracho se alimenta a base de crustáceos, moluscos y diferentes especies de peces pequeños. 

Su peso varía entre 1,5 y 3 kg; y sus dimensiones oscilan entre los 35 y los 50 cm. 

Características

Su cuerpo es robusto y alargado, cubierto por numerosos repliegues y espinas venenosas. Estas últimas, siguen siendo venenosas incluso aunque el pez haya muerto.

Posee una cola redondeada.

Es de color rojo, pero a veces varía entre el rosáceo y el rojo parduzco. Es capaz de cambiar su color cuando lo desea.

Tiene numerosas manchas pardas que se esparcen por las aletas. Asimismo, a veces presenta una mancha negra bajo su  aleta dorsal.

Su piel se cubre de algas y aproximadamente cada dos semanas la mudan.

Tiene un "tentáculo" en la mandíbula inferior y otro encima de la boca.

Se localizan tanto ejemplares sólos como en grupos. Los ejemplares jóvenes se sitúan más cerca de la costa que los adultos.

Se quedan inmóviles y gracias a su camuflaje consiguen capturar crustáceos, moluscos y diferentes especies de peces.